Comparte la nota

A una semana de estrenarse en Netflix “El juego de calamar: El desafío”, las acusaciones en contra de la producción van desde influir en la narrativa del programa y de no cuidar de los concursantes.

Los ‘reality shows’ y sus falsedades

456 personas de todo el mundo se inscribieron para concursar en la versión real de la serie homónima surcoreana, sólo que sin asesinatos y con la posibilidad de ganar 4.56 millones de dólares sin distinción… ¿O no?

Meses antes de estrenarse —inició este 22 de noviembre—, ya se sabía que la producción tomó decisiones injustificadas, complicando las pruebas para algunos. Por ejemplo, nuevos desafíos que no aparecen en la serie para acomodarlas según las circunstancias, beneficios a ciertos concursantes o crear situaciones de presión de manera desigual.

juego
Fotografía: Netflix

Puede interesarte: EDC México 2024: Skrillex, Armin Van Buuren y David Guetta encabezan el cartel

Pusieron en peligro la integridad

Que los participantes estuvieran es condiciones extremas cuando, en su mayoría, son personas sin ningún entrenamiento especial, es anti-humano.

Antes de la prueba ‘Luz roja, luz verde’, donde tienes que quedarte quieto hasta que cambie el semáforo a verde, los dejaron sin comer ni beber durante siete horas en el juego. Ya en la grabación del desafío, pasaron ocho horas parados.

Además, se filmó cuando había un frente frío en Bedford, Inglaterra, por lo que tres personas tuvieron que recibir ayuda médica.

Debido a esto, dos concursantes —quienes prefirieron el anonimato— demandaron a la producción por causarles hipotermia y daños severos en los nervios.

Sus abogados, del buffet Express Solicitors, escribieron esto en el documento público:

“Los concursantes pensaron que estaban participando en algo divertido en el juego. Ahora se han quedado con lesiones después de pasar tiempo atrapados en dolorosas posiciones de estrés en temperaturas frías”.

Ante las acusaciones, el productor ejecutivo Stephen Lambert, dijo que era probable que hubieran lesiones, pero que “no iba a ser un paseo por el parque ganar 4,56 millones de dólares”.

Proteo

Comparte la nota