Comparte la nota

Con más de 40 mil seguidores, esta mujer virtual conocida como Kimochii le da estabilidad económica a su desarrollador, quien la creó después de perder su empleo.

La nueva era de los creadores de contenido

Kimochii no es la primera influencer creada con inteligencia artificial que ha ganado popularidad en Instagram. Están Aitana López y Maia Lima, ambas creaciones de una agencia barcelonesa llamada The Clueless, quienes las desarrollaron para ya no trabajar con modelos reales y no lidiar con sus informalidades.

Pero, en el caso del creador de Kimochii, las razones son muy diferentes.

Kimochii
Fotografía: Instagram @kimochii_ai

Puede interesarte: El Regreso Triunfal de Edith Márquez: 25 Años Frente a Ti

Del desempleo a un sueldo seguro

Cuando fue notificado de su despido, este diseñador anónimo comenzó a interesarse “en cómo funcionaba la generación de imágenes por IA, haciendo paisajes y replicando estilos de comics y manga”, contó a Bussiness Insider.

Pensó en el tipo de contenido que le dejaría más ganancias, y no tardó en darse cuenta que la sensualidad y el erotismo eran la clave. Así, Kimochii, una franca japonesa de 23 años de edad que se dedica al modelaje, tiene un perfil en Fanvue, la versión IA de OnlyFans, en el que invita a sus posibles consumidores con esta frase: “¿Quieres ver mi contenido más sucio y chatear?”.

Además, tiene Patreon y Telegram, este último para mensajearse y fingir que es tu novia.

Con todo ello, su creador gana entre 300 y 400 dólares mensuales con las dificultades de mantener entretenidos a sus seguidores, pues tiene que planear muchos escenarios ficticios para que la vida de Kimochii sea lo más creíble posible.

Por supuesto, esto incluye la interacción directa con los fans, quienes, al saber que ella es una IA, la comunicación se limita.

¿O qué pensarías si un hombre de rostro anónimo te coquetea mediante una voluptuosa mujer y en todo momento estés consciente de ello? Cómico, pero hay gente para todo.

Kimochii
Fotografía: Instagram @kimochii_ai
Proteo

Comparte la nota