Integrantes de Mirror, boy band de Hong Kong, sufrieron el impacto de una pantalla gigante durante un concierto. Dos fueron trasladados al hospital.

Fotografía: Instagram

Aparatoso accidente

Ayer por la noche, durante la cuarta presentación que la banda ofrecía en el Hong Kong Coliseum, una de las varias pantallas gigantes que estaban justo arriba del escenario se desprendió de los frágiles cables que la sostenían, cayendo directamente en la cara de uno de los cantantes. Pero el impacto también alcanzó a uno más cuando el pesado objeto se inclinó hacia él.

Anson Lo y Edan Lui fueron trasladados al Hospital Queen Elizabeth. Uno de ellos se encuentra estable debido a que la herida en la cabeza que recibió, no afectó internamente. Por desgracia, el que sufrió la lesión en cara y cuello presenta consecuencias graves, por lo que se encuentra en cuidados intensivos.

Las autoridades cancelaron por el momento el resto de las presentaciones que Mirror haría en el mismo recinto.

Fotografía: Instagram

Negligencia en el Coliseum

John Lee, jefe de Hong Kong, pidió que se investiguen las causas que fallaron en la seguridad de las instalaciones para en un futuro evitar que nadie sufra lo mismo en el Coliseum.

Pero la medida llega tarde. Algunos fanáticos denunciaron la poca luz y la inestabilidad del suelo que hay en algunos pasillos.

Además, otro incidente que sucedió el martes en el mismo recinto parece que fue culpa de las pobres medidas. Frankie Chan Sui-fai, integrante de la agrupación, se lastimó el brazo cuando cayó un metro hacia abajo al tratar de acercarse a sus seguidores, quizá por los pocos señalamientos que deben delimitar el escenario.

¿Quiénes son Mirror?

Una boy band de pop formada por doce miembros. Ellos participaron en el programa de talentos Good Night Show King Maker y en el 2018 debutaron.

Actualmente son los mayores exponentes del cantopop (pop cantonés), quienes hicieron que el género se renovara y tuviera nuevos fanáticos.

También podría interesarte leer Guillermo del Toro: Gran expectativa por su versión de Pinocho