Comparte la nota

Liangshan Mengyang, una influencer china, fue condenada por publicidad engañosa junto a otras siete personas que estafaban con el mismo método.

Creando lástima para vender

En el transporte público vemos muchos ejemplos de estos: personas que se ven sanas, pero, según su relato, son enfermos terminales que ya no pueden trabajar. Así que tú piensas: “Por si sí, o si no, le ayudaré con una moneda”.

Pues Liangshan Mengyang, una influencer con más de 4 millones de seguidores en las redes sociales chinas, se aprovechó de la sensibilidad de sus seguidores al inventar que era huérfana, que quedó a cargo de sus hermanos menores y que comían sólo papas.

Para hacerlo más creíble, se vestía con ropas rotas mientras transmitía en vivo desde una casa en mal estado.

¿Con qué fin? Vender una resina vegetal llamada Xueyan con características que, para variar, hacían creer al comprador que estaba ayudando a más causas y no sólo a Liangshan, pues, según, el producto era local, amigable con el medio ambiente y con propiedades laxantes y cutáneas “milagrosas”.

influencer
Fotografía: Internet

Te puede interesar: David Seidler, ganador del Óscar por ‘El discurso del rey’, falleció mientras pescaba

Así la descubrió la policía a la influencer

Cuando unos seguidores visitaron el pueblo de Liangshan en la provincia de Sichuan, revelaron públicamente que ella sí tenía papás y que vivía en una casa en mejores condiciones.

Pronto, la policía comenzó una investigación por posible publicidad engañosa, en la que descubrieron que ella trabajaba en una empresa que creaba celebridades de Internet con biografías falsas.

Es decir, eran una red de revendedores “empobrecidos” que compraban a un menor precio productos simples que conseguían en mercados agrícolas.

Ocho personas tendrán que cumplir su condena en la cárcel, que van desde los nueve meses hasta un año. En el caso de Liangshan, serán once meses y tendrá que pagar varias multas que en total suman 100 mil yuanes, unos 232 mil pesos mexicanos (13,890 dólares).

influencer
Fotografía: Internet
Proteo

Comparte la nota