Chris Martin paseó por Coyoacán y casi logra que nadie lo reconozca, excepto por un barbero afortunado que pudo atenderlo y tomarse una foto con él.