Mentir o exagerar en un currículo ya no es una opción, pues los reclutadores de esta anécdota intimidaron a nuestro protagonista y pusieron a prueba sus habilidades.