Por muy Mal Conejo que sea, el reguetonero hace cumplir sus derechos como artista y pedirá una enorme cantidad de dinero en compensación.