El legado de Akira Toriyama va más allá de si aún tenía material de sobra para satisfacer a sus fans. Él cambió la forma de hacer manga e hizo felices a millones de niños —ahora adultos— de Latinoamérica.