Xochimilco está conformado por 14 pueblos y 17 barrios. Este lugar comenzó a descubrir su potencial turístico entre 1910 y 1920 cuando se construyeron sus embarcaderos. Y desde entonces se ha consolidado como uno de los destinos obligatorios de Ciudad de México.

¿Sabías el significado de su nombre? Pues bien, viene del náhuatl “xohi” cuyo significado es flor, y “mil” que significa milpa, seguido de “co”, que es lugar. Lo que da como resultado campo de flores o milpa de flores. Algo que sin duda hace referencia a las chinampas.

Y hablando de chinampas, estas fueron declaradas por la Unesco un Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987.

Ahora, hablemos un poco sobre su origen. Este se remonta a un método mesoamericano de agricultura y expansión de territorio a través de balsas que se cubren de tierra con el fin de cultivar flores y verduras.

Si vas por el embarcadero Nativitas, el mercado de plantas y flores te convertirá en la señora de las plantitas inevitablemente. Seguro saldrás de ahí con alguna enredadera, o un arbusto, o con varios tipos de flores. De aquí saldrás amando la naturaleza.   

¿Alguna delicia gastronómica del lugar? Está el mextlapique o tlapique, un tamal sin masa originario del Xochimilco prehispánico: se trata de pescado con nopales, chile, cebolla y demás verduras envueltas en hojas de maíz que se cocina tatemado en un comal. Aunque actualmente se cocina con distintas carnes.

Algo que no te puedes perder, es el santuario Michmani, pues ahí se encuentran resguardados alrededor de 2 mil ajolotes, entre albinos, negros y dorados. Cabe destacar que se trata de una especie protegida pues se encuentra en peligro de extinción.

Video de Ari Acevedo