En tiempos de Myspace y Fotolog, una agrupación se convirtió en la banda sonora de nuestra juventud. Con álbumes ya clásicos en la escena mexicana como “Memorama”, de 2008, Allison continúa pisando firme en el panorama musical de nuestro país. En InFluencer hablamos con ellos sobre los nuevos tiempos que corren.

El ritmo del mundo

Después de algunos años, Allison ha vuelto a sacar nueva música y han regresado a las andadas: a componer, a los estudios de grabación, a las carreteras y los conciertos. Ese sonido juvenil de las guitarras happy punk, del power pop y el rock se mantiene ahí, pero los integrantes han madurado, ahora ven el mundo de otra manera, y eso lo plasman en su más reciente sencillo, “Gracias por la herida”.

“Habla puntualmente de agradecer esos momentos fuertes en la vida, porque esas cosas son las cosas que se convierten en lecciones que se vuelven peldaños para poder superar los problemas que se vienen adelante”, dice Erik Canales, vocalista de la banda de toda la vida.

Ellos demuestran que el rock no es nada más agitar melenas, movimiento, desenfreno, sino que también hay tiempo para detenerse y reflexionar.

“Una de las cosas más importantes que notamos dentro de estos últimos tiempos ha sido que hay una creencia de que lo que se ve en redes sociales es el ritmo del mundo, nosotros le decimos el tiempo del mundo”, cuenta Erik. “Es una realidad ficticia, la que se mueve en redes sociales. Entonces de repente la gente siente esta necesidad de estar a esa velocidad y esta velocidad es una velocidad ilusoria, nadie puede vivir a esa velocidad”.

Para ellos, contrarrestar ese ritmo de vida es fundamental para logra entender que cada uno tenemos nuestro propio ritmo, y al entender esto es como comenzaremos a liberarnos de esa falsedad del tiempo que impone el mundo.

Prácticamente por esto es que compusieron “Gracias por la herida”, su último sencillo.

Ve la entrevista completa en nuestra edición de enero

Sigue a Allison en su cuenta oficial en Instagram