El desierto de Atacama, en Chile, fue seleccionado por la emblemática editorial de viajes Lonely Planet como una de las regiones más atractivas para visitar este 2022. Razones hay de sobra.

Surfear en arena y mar

El Mar de Dunas en Copiapó es uno de los campos de dunas más extensos de Chile. Aquí puedes practicar sandboard, un deporte parecido al snowboarding, sólo que aquí se trata de descender desde dunas o cerros de arena sobre una tabla.

Por otro lado, está Chañaral de Aceituno: un lugar de gente de mar y un espléndido sitio para el avistamiento de ballenas. A esta región se le suele conocer como el Galápagos chileno por su gran fauna. Es posible conocer delfines nariz de botella, chungungos (una especie de nutria) y, por supuesto, al gran protagonista: el pingüino de Humboldt, una especie protegida.

Lagunas Escondidas de Baltinache

Se encuentran a 60 kilómetros de San Pedro, una de las principales localidades de la región de Atacama. ¿Nadar y flotar en medio del desierto? En este sitio es posible. Son siete lagunas con agua transparente color turquesa rodeadas por caminos de sal. Pero meterse en ellas sólo es posible en la primera y última laguna, además de que por su alta salinidad se recomienda permanecer dentro de ellas no más de 20 minutos.

Valle de la Luna

A sólo 13 kilómetros de San Pedro de Atacama, se encuentra Valle de Luna, un lugar cuya superficie es similar al suelo lunar. Tuvieron que pasar milenios para que tomara dicho aspecto: la erosión fluvial y eólica han tallado en su suelo formas diversas como crestas con puntas y montículos grises y ocres que están formados por capas de minolita, yeso, sal y rocas sedimentarias de origen paleozoico.

Bahía Inglesa-Caldera

Recién este 2022 acaba de ser declarada como nueva Zona de Interés Turístico por el gobierno chileno. Aquí también encontrarás aguas turquesas y, además, playas de arenas blancas, como la Playa de la Virgen, considerada una de las mejores playas de Chile.

Podría interesarte: Islas Fiyi: un paraíso en Oceanía