¿Sabías que cuando tenemos pensamientos negativos, tu sistema inmunológico baja un 60% aproximadamente?

Esto quiere decir que se debilita un 60% y tarda en recuperarse 6 horas, y eso si no llegas a tener otro pensamiento negativo. Ahora imagínate a las personas que se enojan todo el día, todos los días.

Las emociones no es que sean malas, todo lo contrario, son herramientas que nos ayudan a crecer, como por ejemplo, el enojo. El enojo es únicamente un indicador que nos permite percatarnos de cuando algo nos está incomodando o molestando. Y si aprendemos a gestionarlo de manera adecuada, podemos alcanzar buenos resultados sin necesidad de perjudicar nuestro estado de armonía.

Ahora, es importante mencionar que sentir es lo natural y sano para el cuerpo, pero reaccionar o reprimir ante una emoción es lo que puede ser nocivo para la salud. Si tu reaccionas, puedes perjudicarte, perjudicar tus relaciones e inclusive perder tu trabajo, y todo por explotar ante una emoción. Si reprimes una emoción, se ve reflejado en tu cuerpo, puedes causarte gastritis, colitis, ulceras, granitos, pérdida de cabello, etc. Lo que mejor se conoce como enfermedades psicosomáticas.

Pensamientos negativos, artículo de Ana Renaud
Fotografía por Dabeth Gamalier

Pensamientos negativos, artículo por Ana Renaud
Fotografía por Dabeth Gamalier

¿Qué hacer ante pensamientos negativos?

No te preocupes que aquí te daré una herramienta totalmente accesible para que puedas empezar a gestionar tus emociones y responder ante ellas de manera madura y sana:

Paso #1 Respira profundo, esto permitirá que oxigenes el cerebro y pienses de mejor manera, aligerando la energía dentro de cada emoción.

Paso #2 Pregúntate: ¿Cómo puedo responder ante esta emoción y obtener buenos resultados?

Evidentemente, aventarle el celular a la cara a la otra persona no te permite crecer y mucho menos tener buenos resultados, pero tomarte unos minutos para calmar la emoción y después comunicarle al otro tu perspectiva y tratar de entender la perspectiva del otro, seguro te dará mucho mejores resultados.

Paso #3 Ponlo en práctica. Son 3 pasos muy sencillos que te permitirán guiar tus emociones y resultados hacia un mejor lugar. Ahora es tu oportunidad de ponerlo en práctica.

Te recomendamos: 3 consejos para mejorar tu estado de ánimo