Chlöe Grace Moretz revela por primera vez el problema que tuvo con su cuerpo a causa de un meme y la ansiedad que le provocaron los paparazzi.

Fotografía: Instagram.

Expuesta a temprana edad

Chlöe Grace Moretz apenas tenía 5 años de edad cuando se interesó por la actuación. A los 7 años debutó en Hollywood y un año después obtuvo reconocimiento internacional cuando la nominaron en los premios Young Artist.

Pero no fue hasta que protagonizó Kick-Ass cuando los paparazzi empezaron a invadir su privacidad. Tan sólo con 12 años la expusieron a situaciones frustrantes e incómodas, algo que ningún artista debería pasar sólo por el hecho de dedicarse a esa profesión. Así lo contó en una entrevista para Hunger:

“Empujaron a mi madre y ella terminó en el suelo (…) Es un asalto a todos los sentidos, con gritos y destellos. Cuando me subí al coche, me eché a llorar”.

Con el tiempo, el acoso iba en aumento. Ella recuerda que tenía 18 años cuando se dio cuenta del daño acumulado que le provocaron las críticas y que sacó durante una alfombra roja:

“Sentí mucho odio hacia mí misma. Estaba confundida acerca de mis propios sentimientos (…) Cuestioné quién era yo. ‘¿Qué estoy haciendo? ¿Quién soy? ¿Por qué estoy haciendo esto?’”.

Fotografía: Instagram.

Daño emocional

Los medios de comunicación desataron otra experiencia traumática para Chlöe debido a unas fotografías.

Aunque en ellas se le ve normal con unas cajas de pizza, el atuendo que favorecía sus piernas largas fueron blanco de burlas. Alguien editó la imagen y la comparó con Peter Griffin de Padre de Familia, razón por la que Chlöe sufrió del trastorno dismórfico corporal agravado por su fama:

“‘Mi cuerpo se está usando como una broma y es algo que no puedo cambiar sobre quién soy, y se está publicando en todo Instagram (…) Creo que la dismorfia corporal, con la que todos lidiamos en esta sociedad, se magnifica por culpa de la exposición en redes sociales”.

Estos señalamientos constantes la aislaron de disfrutar su vida personal y de los grandes eventos públicos. Si veía a un fotógrafo mientras estaba en la calle, la ansiedad aparecía. Desde entonces mantiene un perfil bajo y sigue dedicándose a sus proyectos que le alivian de lo que tiene que enfrentarse diariamente. 

También te podría interesar: Blonde, la historia más feminista de Marilyn Monroe.