Nacido en Naperville, Illinois (pero criado en Zinapécuaro, Michoacán, a una hora de Morelia) Vidal López, mejor conocido como Vidalito, con 24 años está próximo a convertirse en el primer piloto con discapacidad de la NASCAR.

NASCAR - Vidalito
Fotografía cortesía de Vidalito

“Sí, estoy haciendo una investigación de una aleación que tiene titanio, aluminio y vanadio, esta aleación ayuda en prótesis de cadera…”

—¿Cuánto llevas como piloto?

—Relativamente lo de la piloteada profesional es reciente. Desde niño siempre tuve ese sueño, siempre tuve las ganas, lo practiqué por hobby inculcado por mi papá. Y ahora que me sucede mi accidente, pues me incentiva más. Con discapacidad, sin piernas, sonaba un poquito complicado, a lo mejor difícil, pero era esa parte de romper con esas barreras y llevar más allá la discapacidad que muchas veces se ve como victimizada.

A los 18 años, a raíz de un accidente automovilístico, pierde las dos piernas debido a una falta de circulación sanguínea. Pero eso sólo significó una cosa: el saber que no tiene límites. Ya ha participado en dos carreras con licencia deportiva impartida por la Federación Mexicana de Automovilismo Deportivo. Por lo que su objetivo este año es participar en una carrera oficial de NASCAR.

Vidalito estudia la carrera de Ingeniería en Materiales. “Estoy preparando mi tesis, espero este verano titularme ya”, cuenta.

—¿La tesis que estás realizando tiene que ver un poco con la cuestión de prótesis?

—Sí, estoy haciendo una investigación de una aleación que tiene titanio, aluminio y vanadio, esta aleación ayuda en prótesis de cadera, en la aceptación en el cuerpo, que la absorba, que no la rechace, que sea compatible con el hueso. Yo tengo un clavo en lo que tengo de la pierna derecha, lo que aumenta más el interés de poder conocer un poquito más lo que llevo dentro de mi cuerpo.

Una costumbre que Vidalito ha convertido en una especie de declaración de principios es el sólo vestir con short, dejando al descubierto sus prótesis. “Es como una identidad que yo adapté y la acepté, así la veo. Sí tengo pantalones pero ya casi todos los tengo cortados porque a mí me gusta que se me vean las piernas así como las tengo, con prótesis, verlas es como acordarme de todos los momentos difíciles, buenos, tristes, complicados, felices de mis primeros pasos”.

También puede interesarte: BMW M3: la nueva cara del ícono