Hoy en día el cuidado de nuestra salud mental y emocional ha ido tomando la importancia que siempre debió tener: una prioritaria. A ello ha ayudado la labor de gente como Nathaly Martínez, una guía de autoconocimiento con quien tuvimos la oportunidad de charlar sobre este proceso.

El camino de Nathaly para llegar al autoconocimiento fue largo, pero comenzó a través de su propia sanación. Fue un retiro espiritual cerca de Belice lo que la llevó a acercarse a México y descubrir el lado espiritual que tiene nuestro país. “En mi país no está arraigado y tampoco está valorado”, dice Nathaly, chilena de nacimiento. Así que decidió mudarse a México para buscar conectar con su lado de sanadora y guía.

Autoconocimiento: enseñanzas de Nathaly Martínez

Hace aproximadamente tres años fundó su proyecto llamado Kansa Experience. Pero mejor dejemos que ella misma nos cuente y nos dé algunos consejos sobre el autoconocimiento.

La experiencia de conocerme a través de ti

En el fondo soy una guía, porque en el fondo yo te guío, pero la persona que se va atrever a tocar sus emociones, su herida y a trascender el dolor vas a ser tú. Y cuando me conecto contigo, yo también proyecto mis heridas en ti. Y ahí puedo ver esa conexión: la conexión que hace realmente la sanación, como esa catarsis emocional. Cuando me conecto contigo, y yo puedo verme a través de ti, que yo puedo sentir lo que tú sientes, ahí está esa conexión, esa fusión, de que todos somos uno y a la vez somos todos.

¿Cómo identificar nuestra herida emocional?

Todo ser humano tenemos una conciencia, todos sentimos, entonces debemos ser capaces de conectar con nuestras emociones, ser capaces de validar también nuestras emociones. ¿Por qué? Porque somos expertos como seres humanos en evadirlas en diferentes mecanismos. Por ejemplo, si tú te sientes mal, no te da el tiempo de pensar o meditar qué es lo que te está teniendo mal. ¿Entonces qué haces? Me voy a comer, me voy de fiesta, salgo con mis amigos, veo una película. Siempre te quieres distraer, y eso se llama evasión emocional. Entonces tenemos la responsabilidad con nosotros mismos, para nosotros, de poder enfrentar lo que sentimos y ser capaces desde ahí poder identificar qué es lo que sentimos.

Un consejo para sanar

Vale la pena sanar. Pero sanar es un proceso que muchas veces se romantiza porque, claro, suena súper lindo. Mi consejo simplemente es no romantizarlo. Pero vale la pena totalmente. Es un proceso doloroso, es un proceso con altibajos que literalmente te sientes como una montaña rusa de emociones. Pero es mejor eso que seguir evadiendo, evadiendo, evadiendo. Yo les digo: todos tenemos un incendio dentro de nosotros y tenemos dos opciones. O comprar un seguro, o esperar a que el incendio esté fuera de control y esté arrasando con todo y no poder apagarlo.

¿Te interesa una asesoría? Te invitamos a conocer más de este proceso y a checar los programas en su Instagram: @kansaexperience.

También podría interesarte: Cero Pensamientos Negativos Y Cómo Gestionar Mejor Tus Emociones